Vigilancia de la puesta a tierra en la carga electrostática

Antes de que pueda producirse una explosión, deben confluir tres elementos: una fuente de encendido, un material inflamable y oxígeno. Precisamente en el ámbito de la manipulación de líquidos inflamables o en los dispositivos de llenado de polvos inflamables, con frecuencia basta con aplicar medidas de protección contra explosión preventivas, donde sobre todo la «prevención de fuentes de encendido activa» constituye una prioridad absoluta.

Las cargas electrostáticas surgen en la superficie por efecto de la fricción de materiales que pueden cargarse. Estas cargas permanecen en el material hasta que se degradan lentamente o se descargan sobre un conductor mediante el salto de chispas. La chispa que surge al producirse esta descarga puede provocar un encendido en el caso de aparecer una atmósfera explosiva. Para evitar esta carga electrostática y desviar de forma segura las cargas que surjan, es preciso utilizar dispositivos de puesta a tierra adecuados, como abrazaderas de puesta a tierra en los depósitos, las instalaciones y los tubos. Las abrazaderas de puesta a tierra resultan sobre todo adecuadas en objetos que cambian de ubicación, pues estas pueden montarse desmontarse de forma rápida.

send enquiry