PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA PROTECCIÓN CONTRA EXPLOSIONES 

¿Cómo ocurre una explosión?

Una explosión ocurre cuando una sustancia inflamable, una fuente de ignición y el oxígeno del aire se encuentran en un recipiente cerrado. Las medidas de prevención contra explosiones consisten en evitar que se produzca este escenario. No obstante, dada la gran cantidad de fuentes de ignición que existen, esto resulta casi imposible en la práctica. Por ello, es esencial ofrecer una protección contra explosiones constructiva que reduzca los efectos que puede tener una explosión. Las instalaciones industriales deben protegerse siempre de las consecuencias de una explosión, de manera que, incluso en el caso de que esta se produzca, sea posible garantizar la seguridad de los empleados y reanudar rápidamente la producción. Después de todo, cada hora de parada de la producción puede suponer unos costes muy altos. Una protección contra explosiones constructiva y rentable se consigue en la mayoría de los casos mediante el venteo y la supresión de explosiones. We will be pleased to show you solutions tailored to your processes that will reduce the damage caused by an explosion to a negligible level – enabling you to resume production quickly after an explosion.

Estaremos encantados de mostrarle soluciones hechas a la medida de sus procesos, de manera que se reduzcan a un nivel inofensivo los riesgos de una explosión y, además le garanticen que pueda reanudar rápidamente la producción en el caso de que dicha explosión llegue a producirse.

El pentágono de explosiones:
los cinco requisitos para que
se produzca una explosión
de polvo.

3 claves de los conceptos modernos de protección

  1. Fiabilidad y productividad: Los sistemas de protección deben estar disponibles y operacionales en todo momento. Asimismo, debe excluirse la posibilidad de que se produzcan falsas activaciones que reduzcan la productividad de las instalaciones.
  2. Conformidad: Modern protective systems must satisfy all legal requirements and thus guarantee legal compliance for plant operators.
  3. Rentabilidad: Los sistemas de protección deben poder integrarse de la forma más sencilla posible y sin gastos o trabajos adicionales. Del mismo modo, los gastos de funcionamiento de los sistemas también deben mantenerse en el nivel más bajo posible.

Todos los conceptos de protección de REMBE® cumplen estos requisitos. Es una promesa.

¿Por qué es fundamental disponer de protección contra explosiones? 

Más alto, más rápido, más lejos: no solo aplica al deporte sino también los avances técnicos de las instalaciones industriales. Llegados al siglo XXI, las máquinas optimizadas hace años siguen funcionando a pleno rendimiento. Pero al llegar a su capacidad máxima, también aumenta el riesgo de explosión. Al aumentar los niveles de partículas finas producidas por máquinas que funcionan a su máxima capacidad, aumenta la probabilidad de explosiones que, casi siempre, se cobra vidas humanas. Incluso si ninguna persona resulta herida, una explosión en una instalación industrial inadecuadamente protegida, puede representar daños estructurales, así como considerables perdidas económicas. La falta de protección ha dado lugar a numerosas explosiones que incluso han provocado la quiebra de algunas empresas. Cada día en el que no es posible producir pone en peligro la existencia del negocio. Los conceptos de protección contra explosiones permiten evitar en la mayoría de los casos las paradas de producción o, al menos, reducirlas drásticamente, y con los productos REMBE® es más asequible de lo que cree.

3 pasos para un proceso seguro

  1. Análisis de riesgos
    Un análisis de riesgos determina la probabilidad de que una atmósfera explosiva entre en contacto con fuentes efectivas de ignición. Si existe el riesgo de que se presente una explosión, es preciso tomar medidas para evitarla o, en su defecto, reducir la probabilidad de que ocurra (consulte el paso 2).
    Por otro lado, se deben implementar sistemas de protección que reduzcan a un nivel aceptable, los daños que pueda causar una explosión (consulte el paso 3).
  2. Medidas preventivas y organizativas
    • Medidas técnicas: Un sistema efectivo de extración de polvo evita la creación de una atmósfera explosiva. Una medida recomendada también sería la inertización con gases para disminuir el contenido de oxígeno.
    • Eliminación de fuentes efectivas de ignición: Solo deben utilizarse equipos adecuados (p. ej., categoría 1D) y evitar el ingreso de elementos extraños en el flujo de productos. Además, una supervisión periódica de la puesta a tierra puede evitar que se produzcan descargas electrostáticas.
    • Medidas organizativas: Los empleados deben recibir entrenamiento. Además, los procedimientos de limpieza y los permisos de trabajo en caliente, deben estar debidamente documentados y supervisados para proporcionan una seguridad adicional.
  3. Medidas de protección
    Equipos a prueba de explosiones: Son recipientes con una resistencia lo suficientemente alta para soportar la máxima presión de deflagración.
    • Venteo de explosiones convencional: Es la medida de protección para recipientes cerrados, que impide que la presión en el interior de los mismos suba por encima de los niveles permitidos. Los puntos de ruptura en las paredes de la instalación, como lo son los paneles de venteo, rompen cuando se alcanza una presión definida y, de este modo, reducen la presión del recipiente a un nivel inofensivo.
    El venteo sin llama: funciona básicamente según el mismo principio que el venteo de explosiones convencional, pero ofrece la ventaja de poder ventear la presión en interiores, puesto que no se produce un escape de la llama ni de la presión de la deflagración y, de este modo, se elimina el riesgo de lesiones, incluso en la cercanía inmediata.
    Supresión de explosiones: los sensores infrarrojos y/o de presión detectan la explosión en una etapa muy temprana. A través de un sistema de control, el polvo supresor, que se libera en tan solo unos milisegundos, sofoca el inicio de la explosión.

Las medidas de protección contra explosiones deben combinarse siempre con un sistema de aislamiento de explosiones, que tiene por objeto evitar los efectos devastadores de la propagación de una explosión, así como los de las explosiones secundarias.

    send enquiry